Un futuro sustentable para la moda: ¿de verdad es posible?

Compartir

Lee Alexander Risby, Jefe de Filantropía Efectiva en Fundación C&A, dialoga con dos autores de un nuevo informe, “El futuro de la sustentabilidad en la industria de la moda”.

Hablan de por qué esta investigación supone una llamada de atención para el sector.

Expertos de la industria de la moda de todo el mundo han participado en la elaboración de un nuevo informe que analiza con una mirada honesta hacia dónde se dirige la industria y qué se debe hacer para conseguir un impacto neto positivo en el medio ambiente y en las condiciones laborales.

¿Las malas noticias? La mayoría de expertos coinciden en que, de mantenerse las tendencias actuales, la moda seguirá siendo perjudicial para las personas y el planeta. ¿Las buenas noticias? Hay esperanza. Con los esfuerzos, el valor y el compromiso adecuados, creen que se puede conseguir un sector sustentable en tan solo 16 años.

Lee Alexander Risby ha hablado con dos de los autores, Cornelia Daheim de Future Impacts y Kacper Nosarzewski de 4CF, para entender por qué este informe supone una encrucijada en el camino de la industria de la moda.

Lee: Antes de que abordemos las conclusiones, ¿podrían explicar un poco la metodología? ¿Cuál es el objetivo de una evaluación Delphi y cómo funciona?

Cornelia: Delphi* es un método de predicción que aúna las opiniones de un amplio grupo de expertos en la materia provenientes de distintos campos. Se suele utilizar para entender mejor el futuro. Mientras que estudios basados en otros planteamientos tienden a generar opiniones muy divergentes, sin consenso ni resultados claros, Delphi permite un diálogo enriquecedor que a su vez hace posible que los expertos reflexionen juntos sobre lo que sucederá en el futuro.

Lee: La industria ha hecho muchas promesas de sustentabilidad y declaraciones ambiciosas con anterioridad. ¿Qué hace que el llamamiento a la acción de este informe sea diferente?

Cornelia: Este informe es diferente porque, a pesar de todos los esfuerzos de la industria para ser sustentable, en opinión de los expertos esas actividades no son suficientes, no permitirán que consigamos un futuro sustentable. No obstante, si se hace un esfuerzo genuino en cada una de las 14 áreas conceptuales** presentadas en el informe, los expertos creen que en la mayoría de estrategias sería posible conseguir un cambio de paradigma en 15 años o menos.

El método Delphi y la precisión del mensaje, tanto en lo que respecta a la situación actual como a las estrategias para conseguir un impacto neto positivo, son lo que hace que este informe sea diferente. Es al mismo tiempo una llamada de atención y una llamada a la acción muy clara.

Lee: ¿Qué hace la industria para lograr un equilibrio entre las acciones para tener en cuenta las presiones actuales y la visión para crear un sistema nuevo y sustentable? ¿Por qué es importante adoptar un planteamiento con dos cronogramas?

Kacper: Los expertos instan a reimaginar de forma radical el sistema y la industria de la moda, pero también son realistas y saben que es necesario un período de transición.

El planteamiento con dos cronogramas nos permite abordar los problemas causados por el sistema actual y la incesante presión por "más, más rápido, más barato", al tiempo que establecemos nuevos modelos de negocio que dan prioridad a la reutilización, el reciclaje y la circularidad.

Cornelia: Creo que el planteamiento de dos cronogramas tiene mucho potencial y es muy claro. Por una parte, dice que lo que estamos haciendo no basta, que hace falta mucho más; por otra, dice que es factible. No nos perdemos en mensajes negativos centrados en las dificultades y los obstáculos, sino que explicamos dónde residen las oportunidades en cada uno de los conceptos que presentamos. Eso puede ser muy útil y al mismo tiempo no deja lugar a dudas sobre la magnitud de la tarea pendiente que, según los expertos, es viable.

Lee: ¿Qué papel desempeñan los gobiernos y los responsables políticos en los 14 conceptos presentados en el informe? Porque si nos basamos en las experiencias pasadas y en las tendencias actuales, no podemos esperar que la industria se autorregule, ¿o sí?

Cornelia: Los expertos subrayan la necesidad de más regulación (y de regulación más clara) para impulsar y permitir la sustentabilidad. En su opinión, la regulación podría ir acompañada de una serie de incentivos que combinaran soluciones de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, aplicando así un enfoque de premio y castigo.

Lee: ¿En qué se diferencian los conceptos propuestos en este informe de los que ya aplican actualmente empresas y ONGs?

Cornelia: Aunque ninguno de los 14 conceptos es novedoso ni desconocido por sí solo, la particularidad del informe reside en su enfoque de cartera. El informe aúna estas dimensiones y hace un llamamiento al cambio en una serie de ámbitos interrelacionados que van desde la política hasta la concienciación pública, pasando por los informes de sustentabilidad o la innovación técnica.

El éxito en un ámbito (por ejemplo, innovación en fibras y procesamiento) no será suficiente, hace falta una acción coordinada que cubra todos los campos de actividad. En los casos en los que ya estamos viendo señales de cambio positivas, debemos garantizar la expansión de esas estrategias y su aplicación más amplia.

Lee: Hoy en día, solo el 8 % de los consumidores es consciente de la sustentabilidad. En esas circunstancias, ¿qué lleva a los expertos a pensar que una campaña de concienciación mundial tendrá éxito?

Cornelia: En opinión de los expertos, existe una ventana de oportunidad gracias a movimientos como Juventud por el clima (liderado por Greta Thunberg), la Rebelión contra la Extinción, entre otros. Los principales medios de comunicación dan mucha más visibilidad a la sustentabilidad que hace unos años y los consumidores, sobre todo los más jóvenes, están ejerciendo mucha presión para que se tomen medidas. Las empresas sienten la presión para cambiar y están haciendo gala de una mayor voluntad en ese sentido.

La industria de la moda puede sacarle partido a esa mayor concienciación para arrojar luz sobre la carga que supone el sistema actual y su impacto negativo. Un cambio en la concienciación de los consumidores será determinante para conseguir cambios más amplios y radicales en los comportamientos de producción y consumo.

Lee: No se puede decir que, a lo largo de sus 20 años de historia, los informes de sustentabilidad hayan hecho mella en los problemas medioambientales y sociales tan complejos a los que se enfrenta el planeta. A pesar de ello, "Informes de sustentabilidad muy detallados" figura como tercer concepto en el informe. ¿Cómo lo relacionan con una mayor rendición de cuentas y transparencia de las empresas?

Cornelia: Muchas veces, con razón, los informes de sustentabilidad son objeto de críticas, se los tacha de herramientas de márketing o comunicación de las marcas, en lugar de ser un instrumento para ayudar a conseguir un cambio verdadero. Lo que piden los expertos es informes de sustentabilidad muy detallados que sean obligatorios, transparentes y comparables.

Deberían estar vinculados a la toma de decisiones estratégicas en las empresas y al valor para los accionistas. Por su parte, las marcas deben ser más valientes y honestas, no compartir solo sus éxitos sino también sus fracasos, obstáculos y lecciones aprendidas.

Kacper: Los informes de sustentabilidad muy detallados también pueden servir de incentivo para la inversión. Muchas empresas todavía están empezando a darse cuenta de que el contenido de sus informes no financieros influye en su calificación de crédito y su capacidad de acceso a financiación a un coste razonable. Eso no hará más que aumentar en los próximos años.

Lee: ¿Cómo debería utilizar la industria este informe?

Cornelia: Un punto de partida podría ser que la industria crease una coalición para impulsar una campaña de concienciación mundial. Este es el momento adecuado para hacerlo y su éxito abonaría el terreno para muchos de los demás conceptos presentados en el informe.

Otros ámbitos en los que la industria puede dejar una huella significativa tienen que ver con la producción y las condiciones laborales. La acción la pueden encabezar informes de sustentabilidad serios y muy detallados, en los que las marcas aúnen esfuerzos para comparar sus avances y presionar para conseguir cambios políticos.

El planteamiento con múltiples conceptos permite que las marcas se concentren en las acciones con las que pueden conseguir un mayor avance más rápido.

Kacper: Esto es una llamada de atención y una oportunidad. Si los responsables de la industria de la moda no empiezan a plantearse modelos de negocio totalmente distintos, es muy probable que otros lo hagan. Los disruptores y las empresas más veteranas deben empezar a planificar nuevos enfoques, aunque por ahora no salgan de la sala de reuniones.

Si desea más información sobre “El futuro de la sustentabilidad en la industria de la moda”, póngase en contacto con:

Stephanie Klotz
Senior Communications Manager, C&A Foundation
+49 211 9872 4557
press@candafoundation.org


*El estudio recoge los puntos de vista de un grupo de expertos internacionales en moda y/o sustentabilidad provenientes de distintos campos. El planteamiento clave fue el de un estudio Delphi (a través de una encuesta electrónica), complementado con entrevistas con expertos y un taller presencial, que partió de los resultados de la encuesta para perfeccionarlos.

**14 conceptos a favor de la sustentabilidad en la industria de la moda:

  • Mayor concienciación mundial
  • Innovación en fibras y procesamiento
  • Informes de sustentabilidad muy detallados
  • Iniciativas impulsadas por los trabajadores
  • Concentración / cooperación elevadas
  • Responsabilidad ampliada del productor
  • Salarios en la industria de la moda
  • La ropa como servicio
  • La revolución de la automatización
  • Economía circular
  • Índice de sustentabilidad a nivel del consumidor
  • Incorporación de modelos de reventa/segunda mano
  • Producción local de la mayoría de la ropa
  • Reglamentación fiscal para aumentar la sustentabilidad
Compartir