World Wildlife Fund (WWF): La producción de algodón orgánico es vital para proteger la biodiversidad

Compartir

Este año, Fundación C&A cumple cinco años haciendo de la moda una fuerza para el bien, y lo celebra reuniendo a beneficiarios, aliados y agentes del cambio, que forman parte de nuestra visión general dirigida a unificar la industria y a sentar las bases para una profunda transformación del sector. A través de esta serie de historias queremos destacar el trabajo de cinco aliados que nos acompañan en esta travesía, comparten nuestros ideales y trabajan cada día con coraje y convicción para ser verdaderas y poderosas fuerzas para el bien.

“Nuestro trabajo fomentando la biodiversidad en corredores ecológicos mediante el cultivo de algodón orgánico y, a su vez, mejorando los medios de vida de los agricultores de la región, es una propuesta única y auténticamente innovadora en la industria de la moda. Poder vincular una cadena de suministro responsable en el sector con nuestros esfuerzos por la conservación de la naturaleza supone, en muchos sentidos, un cambio de las reglas del juego, que ha dotado a los actores de la moda de una nueva perspectiva y una narrativa diferente,” afirma Murli Dhar, Director del Programa de Agricultura Sustentable de WWF India mientras nos explica el proyecto de tres años que se está implementando en el centro de la India en alianza con Fundación C&A.

Los esfuerzos de WWF en los campos de la alimentación y la agricultura, y especialmente en la promoción de sistemas de producción sustentables, se centran en reducir el impacto medioambiental mediante la mejora de las eficiencias en la gestión del agua y la reducción del uso de productos químicos. Una de las formas de lograr este fin es impulsar la transición de técnicas basadas en productos químicos a otras técnicas que no los utilicen, lo que también es aplicable a la producción de algodón. La producción de algodón ecológico reduce significativamente el impacto sobre el suelo y fortalece la biodiversidad en todo el entorno.

Para enfatizar la urgencia de la situación, Murli añade: “La producción de algodón supone casi 60% del uso global de pesticidas y provoca 8% de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo. La transición a técnicas que no utilicen productos químicos es una necesidad urgente para el sector.”

 

Algodón orgánico para recuperar la biodiversidad

Las regiones centrales de la India son el hábitat natural del tigre de Bengala, una especie en peligro de extinción. El 40% de la población de tigres en la India se concentra en cinco o seis parques naturales de la región, conectados entre sí por corredores ecológicos. Murli explica que proteger estos corredores es crucial, ya que permiten a los tigres desplazarse libremente por los parques naturales y mantener una población genéticamente viable. El cultivo de algodón orgánico en estos corredores desempeña un rol vital en el mantenimiento de una biodiversidad saludable en la región y ofrece un modelo viable a que asegura la creación de valor para los agricultores, dándoles acceso a una importante cadena de suministro de moda.

“Fundación C&A cambió nuestra forma de ver las cosas y nos hizo prestar atención al rol de las certificaciones orgánicas en la recuperación de la biodiversidad. Éstas nos ayudaron a obtener certificados de cumplimiento orgánico que garantizan la integración de todo el algodón producido localmente en una importante cadena de suministro de moda. Y gracias al enfoque de Fundación C&A, que permite la participación de diversas partes interesadas, podemos dar a los agricultores acceso al mercado internacional.”

Transcurridos tres años, en los que se prestó ayuda a 6000 agricultores, Murli se muestra muy orgulloso del rigor con que se ha educado a los agricultores en la gestión de cumplimientos y certificaciones, un proceso tremendamente complejo y exigente.

Una invitación a los agricultores para unirse al viaje

“Fue importante tomar el pulso a lo que pensaban los agricultores, y más importante aún evaluar la respuesta de la cadena de suministro. Nuestro primer año fue un abrupto viaje de aprendizaje. Comenzamos a trabajar con 40 agricultores, y aprendimos mucho sobre cumplimiento de requisitos, procesos de auditoría y sistemas de tratamiento de datos. Los primeros resultados supusieron un golpe de autoestima muy necesario, y hoy en día vemos agricultores felices que han experimentado tremendas mejoras económicas y de valor, pero también cambios tangibles, como la rehabilitación de sus suelos.”, apunta Murli.

Con respecto a los ambiciosos planes de futuro de WWF India, Murli nos confiesa que actualmente están en el proceso de crear una gran iniciativa en el Centro de la India, que atraerá al proyecto a otras industrias además de la del algodón.

Compartir