Nipa sueña con abrir un día un centro de formación

Nipa sueña con abrir un día un centro de formación

En 2016, junto con nuestro aliado Save the Children, y como parte de nuestro programa de fortalecimiento comunitario, emprendimos en Bangladesh una iniciativa que proporcionase a los jóvenes formación en responsabilidad social corporativa, así como formación vocacional a través del centro de formación vocacional de la fundación universitaria SUF, para mejorar sus cualificaciones y sus oportunidades de empleo.  El fortalecimiento comunitario forma parte integral de nuestra misión de hacer de la moda una fuerza para el bien, al hacer que nos demos cuenta de que nuestra misión debe ir más allá del sector de la moda y dirigirse a las comunidades más afectadas por este sector.

Nipa Akter es del distrito de Rajbari, en Daca, y se graduó en computación en el centro de formación vocacional de la SUF Su padre es agricultor, pero no puede trabajar por causa de una discapacidad, y su madre es ama de casa. Tiene tres hermanos y dos hermanas.

La familia de Nipa se trasladó a Daca cuando ella tenía 11 años. A los 13, sus padres dispusieron su matrimonio. Pronto su esposo y ella notaron que no era sencillo llegar al fin de cada mes, y además la educación de Nipa era una pesada carga para sus padres. Nipa se dio cuenta de ello y decidió hacer algo al respecto. Comenzó a percibir un préstamo para continuar con sus estudios; pero, desgraciadamente, los salarios no eran suficientes para cubrir los gastos familiares, y Nipa se vio obligada a dejar los estudios tras completar su Certificado de Secundaria Superior (HSC, por sus siglas en inglés).

Una luz al final del túnel

Nipa aplicó para diversos trabajos, pero al no tener la cualificación necesaria, su búsqueda no dio fruto. Hasta que en 2018, oyó hablar del centro de formación vocacional de la SUF. Se llenó de ilusión al saber que existía la oportunidad de recibir formación, y sintió que se le abría una puerta a la esperanza. Se inscribió en el curso de Tecnologías de la Información para el trimestre de abril a junio de 2018, completó su formación y recibió su certificado.

Convertida en instructora de computación

En junio de 2018, Nipa aplicó para un puesto de instructora de computación en un centro de enseñanza cercano a su domicilio, llamado “Centro de Educación Secundaria Femenino Shahid Faruk” (Shahid Faruk Girls High School).  Luego de realizar la entrevista para el trabajo, Nipa por fin recibió una oferta de empleo, y se unió al Centro Shahid Faruk como instructora de computación en julio de 2018, con un salario de 8,000 BDT (equivalente a 100 dólares USA) por mes. Nipa es ahora muy feliz. Está orgullosa de poder ayudar a su familia en Daca, y de que su madre no tenga ya que trabajar.  Cuenta con el apoyo tanto de su familia como de su esposo y esto le hace muy feliz y le anima a soñar con abrir un día su propio centro de formación.

Esta iniciativa comenzó en 2016 con el objetivo de luchar contra el creciente problema del trabajo infantil en Bangladesh, proporcionando a jóvenes bangladesíes con escasos recursos formación vocacional, a la que el actual sistema educativo no les permite acceder. En los dos años transcurridos desde la puesta en marcha del programa, más de dos mil jóvenes han completado con éxito la mejora en sus habilidades vocacionales y casi dos mil han encontrado trabajo. El programa ha dado también formación a 986 jóvenes en habilidades para el emprendimiento, y 539 de ellos han iniciado su propio negocio.


Compartir