¿Una nueva era en la lucha contra la violencia de género en el trabajo?

Por Olivia Windham Stewart

Compartir

Olivia Windham Stewart reflexiona sobre la semana en la que asistió a la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la que Fundación C&A propuso la declaración conjunta: Nuestro compromiso por un futuro con trabajo justo.. 

El 21 de junio de 2019, la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) votó la adopción de una nueva Convención y Recomendación sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo (la Convención 190 de la OIT), culminando así el trabajo de muchos años de grupos de mujeres de todo el mundo. La sala de delegados en Ginebra, que durante las dos semanas anteriores había sido escenario de exhaustivos debates entre gobiernos, empleadores y representantes de los trabajadores, estalló en cánticos, bailes y felicitaciones al conocerse el resultado de la votación.

La Conferencia Internacional del Trabajo ha lanzado un mensaje rotundo: nadie – ya se trate de “trabajadores asalariados según se definen en la legislación y la práctica nacionales”, de “personas que trabajan, cualquiera que sea su situación contractual, incluidos los pasantes y aprendices, los trabajadores despedidos, los voluntarios, las personas en busca de un empleo y los postulantes a un empleo” o de “individuos que ejercen la autoridad, las funciones o las responsabilidades de un empleador” – deberá estar jamás sujeto a violencia o acoso de cualquier clase en el curso de su actividad laboral. La convención se aplica a la violencia y el acoso en todo el mundo del trabajo; ya sea en el lugar físico de trabajo, en los trayectos entre el domicilio y el lugar de trabajo, en viajes y desplazamientos u online, y a todos los sectores, público o privado, de la economía tanto formal como informal, en zonas urbanas o rurales. 

Inspirada por la energía, la visión y el éxito colectivos, Fundación C&A – junto con un grupo de otros fundadores que conformaron una delegación en la CIT y, por tanto, fueron testigos de esta ocasión histórica – lleva trabajando, desde el momento de la aprobación, con otros fundadores (Humanity United, Fundación Avina, Freedom Fund y Open Society Foundations) en definir y hallar un compromiso general sobre la C190 y sus desarrollos normativos.

Como prueba de este compromiso, el 24 de septiembre publicamos una declaración conjunta: Nuestro compromiso por un futuro con trabajo justo, en la que exponemos nuestra visión colectiva de una sociedad global caracterizada por la justicia social para los trabajadores, basada en la igualdad de oportunidades, derechos y medios de vida, para que sean protegidos y respetados, independientemente de su ciudadanía, nacionalidad o condición migratoria. La declaración reafirma nuestro compromiso por conseguir un mayor alineamiento y una mayor colaboración entre nuestras organizaciones filantrópicas, incluir en nuestras agendas el apoyo directo a organizaciones laborales y a grupos de trabajadores y la ratificación de la Convención 190. También expresa nuestro compromiso filantrópico para fortalecer los esfuerzos en la protección y expansión del espacio cívico y el apoyo a instituciones de importancia crítica para el futuro del trabajo, entre ellas la OIT.


Junto con nuestros aliados en la defensa de espacios filantrópicos y laborales, hemos presentado un evento público – Construyendo poder: Liderazgo de las mujeres en la lucha por la justicia, la democracia y el trabajo justo – que reúne a líderes activas en la defensa de los derechos de las mujeres trabajadoras de todo el mundo para que comuniquen su visión compartida. El evento sirvió tanto para celebrar los logros de las líderes como para lanzar una mirada al futuro del trabajo y de la acción colectiva necesaria para hacer realidad la innovadora visión de la Convención 190, una visión enfocada a la justicia, la democracia y el trabajo justo para todos. 

Nosotros, las organizaciones filantrópicas y de trabajadores aliadas, esperamos el momento de pasar de las palabras a los hechos en apoyo de esta visión.