Creando una economía circular socialmente justa en la industria de la moda

Por Ilan Vuddamalay

Compartir

El concepto de economía circular está llegando a la opinión pública y a los medios. Pero la economía circular no trata solamente de materiales y recursos; también tiene que ver con las personas. Tenemos que mostrar, ahora más que nunca, que la transición a una industria circular de la confección puede ser inclusiva y justa. 

Nuestro convocatoria Request For Proposals, (Convocatoria para propuestas) que hace un llamado a la presentación de iniciativas de implementación o de programas de estudios, es un primer paso para hacer realidad esta transición. Además, nos ayudará a crear una base de conocimiento práctica y accesible sobre cómo los nuevos modelos de negocio pueden realizar y acelerar la transición a una industria que mejore las vidas y los medios de vida de todos los involucrados en ella.

Inspirando la innovación y aprendiendo de los errores

En la industria de la moda ya están surgiendo modelos de negocio creativos y circulares, por lo que debemos actuar de modo rápido y proactivo. Servicios de renta de ropa, de reventa de prendas usadas y de reciclaje de materiales son solo unos pocos ejemplos de una tendencia que está haciéndose cada vez más común. Estos nuevos modelos de negocio son fundamentales para el cambio sistémico del sector, y una solución para evitar la explotación de los escasos recursos vírgenes y los daños al medio ambiente. Sin embargo, me sorprende que apenas se hable de los efectos sociales, reales o potenciales, de la economía circular en la industria de la confección de ropa.

Al surgir diferentes modelos de producción y de consumo, se hacen necesarios proveedores de soluciones – por ejemplo, para el conteo, la recogida, la ordenación y la reparación de prendas de ropa – que aumenten el número y diversifiquen el tipo de compradores y proveedores del sector. La deslocalización hacia regiones vecinas, la automatización y el cambio de las habilidades necesarias para el menudeo podrían producir cambios o desplazamientos de puestos de trabajo entre sectores o entre regiones. ¿Cómo podemos mitigar proactivamente los riesgos asociados a la transición a la economía circular, y a la vez diseñar productos, garantizar condiciones laborales y ofrecer servicios de atención al cliente seguros y de calidad?

Desgraciadamente, hemos visto casos en los que la implantación de nuevos modelos de negocio ha priorizado los beneficios económicos, ignorando el costo humano. Por ejemplo, la economía colaborativa en servicios de transporte, alojamiento o distribución utiliza la capacidad no utilizada previamente de los recursos para evitar el desperdicio de estos y su pérdida de valor económico. Sin embargo, la flexibilidad necesaria en estos modelos se ha extendido a la mano de obra, provocando un aumento del número de trabajadores eventuales contratados a corto plazo y con pocas prestaciones sociales o ninguna, lo que afecta desproporcionadamente a los más vulnerables. Este es simplemente un ejemplo de cómo las personas pueden verse afectadas por un nuevo modelo de negocio.

Ahora tenemos la oportunidad de abordar los retos profundos y complicados que enfrenta la industria de la moda estableciendo mejores prácticas en un nuevo sistema de economía circular. Debemos asegurarnos de que el discurso de la moda circular incluya el trato justo a las personas, trabajos dignos, promoción de normas igualitarias en materia de género, distribución del poder y de la riqueza y responsabilidad social de las empresas. Los elementos clave para potenciar la economía circular, como la colaboración dentro del fragmentado sector de la confección de ropa y el cambio en las estructuras de incentivos pueden ayudarnos a aprovechar esta oportunidad.

 

Predicando con el ejemplo

En Fundación C&A creemos que para transformar radicalmente la moda en una fuerza para el bien, un factor importante de nuestra lupa “social” es confrontar la discriminación por género. Por ello estamos trabajando con BSR en poner la lupa de la igualdad social y de género sobre nuestro trabajo con la moda circular. La experiencia de BRS en empoderamiento de la mujer, productos de consumo y economía circular nos está ayudando a identificar situaciones en las que nuestros aliados en la moda circular pueden actuar para promover mejores condiciones para la mujer y los grupos marginados.

La moda solo puede ser verdaderamente circular cuando es inclusiva y se esfuerza por lograr resultados más justos para todos, especialmente para los grupos sociales más desfavorecidos. Las empresas y las organizaciones de apoyo que trabajan en este ámbito deben garantizar que el impacto y las oportunidades para las personas se incluyan entre las prioridades clave desde el primer momento. Asegurar una transición justa de la economía linear a la circular no es una opción, es un factor crítico para que la moda sustentable sea una realidad”. Magali Barraja y Cliodhnagh Conlon, BSR.

 

Además de lo anterior, en 2018 creamos un grupo de trabajo con el nombre de Bridging the Gap (Cerrando la brecha) para ayudar a cerrar la brecha de implementación entre el conocimiento de modelos circulares y de acciones concretas para rediseñar negocios hacia la circularidad, y la voluntad de aplicar ese conocimiento.

El grupo reúne cuatro iniciativas que pretenden activar a los actores del sector de la moda para acelerar la implantación de modelos de negocio circulares y lograr resultados claramente positivos. Una de estas iniciativas, Clothing Reuse Market Makers (Creadores de mercado en la reutilización de ropa), de WRI/WRAP, se propone mostrar la demanda de mercado de modelos de reutilización de ropa en más de 20 de las principales marcas de EE.UU., el Reino Unido y la India.

Uno de sus objetivos centrales es establecer un marco y unos parámetros fiables para medir el impacto social y medioambiental de los modelos de negocio circulares, y que puedan orientar a las empresas en la toma de decisiones y en la evaluación del desempeño a la hora de gestionar servicios de reutilización de ropa. Si deseas saber más sobre el trabajo de WRI/WRAP, ponte en contacto con: Deborah Drew, socia del World Resources Institute: ddrew@wri.org 

Con esta petición de propuestas esperamos hallar nuevas iniciativas y organizaciones que hagan que el nuevo sistema circular del sector de la confección sea justo e inclusivo. 

Si deseas aplicar para una iniciativa dentro de la convocatoria Request for Proposals, click aquí. La fecha límite para la presentación de notas conceptuales es el 30 de julio de 2019.