Felicidad y bienestar en la industria de la moda, y la toma de decisiones para CLOE y Fundación C&A

Guadalajara, a 29 de octubre de 2018. Con el objetivo de proponer y compartir maneras para crear mejores condiciones laborales, Fundación C&A y CLOE participaron en el panel  “Derechos Humanos en la industria de la moda”, en el evento de PYMES Socialmente Responsables del Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI).

 

Este panel, moderado por Javier Mestre, Director de Valor Compartido, se llevó a cabo el jueves 4 de octubre en Expo Guadalajara y contó con la presencia de Cristina Ibarbia León, Directora de Desarrollo Organizacional de CLOE y Stephen Birtwistle, Gerente de Programa Innovación y Transformación de Cadena de Suministros de Fundación C&A, para compartir sus respectivas estrategias para mejorar el clima laboral y los derechos de los trabajadores en México.

 

Cristina Ibarbia abrió el panel narrando los inicios de CLOE en materia de Responsabilidad Social Empresarial: luego de un autodiagnóstico inicial en el que no todos los resultados fueron positivos, la empresa implementó una estrategia que aborda cuatro ejes: ética empresarial, calidad de vida laboral, vinculación con la comunidad y cuidado del medio ambiente.

 

Algunas acciones concretas dentro de estos cuatro ámbitos incluyen la carta compromiso que firman sus proveedores para no utilizar trabajo infantil en sus cadenas de producción, el uso de materiales reciclados en sus procesos, tales como pegamentos y pinturas a base de agua,  la sustitución de luminarias en tiendas y oficinas para reducir el consumo eléctrico, voluntariado corporativo para reforestación, campañas de salud en las comunidades aledañas a sus oficinas en Guadalajara y campañas de prevención de cáncer entre sus colaboradores. Además, desde hace nueve años la firma ha creado una colección de bolsos dedicada a la prevención del cáncer de mama.

 

En materia de calidad de vida en el trabajo, la firma se ha enfocado en asegurar la equidad de género, a través de la reducción de la brecha salarial y el desarrollo de políticas de inclusión y no discriminación en su empresa. Para mejorar el clima laboral han ejecutado campañas para reducir el estrés, desde risoterapia hasta la implementación de un indicador para medir la felicidad de sus colaboradores. “Lo primero era hacer que los colaboradores de Cloe se enamoraran de ello. Había que conquistar al colaborador con algo más que el sueldo, y lograr que se emocionen por otras causas. Es por eso que pensamos en el salario emocional”, dijo Ibarbia.

 

En tanto, Stephen Birtwistle inició su participación con una frase contundente que resume los objetivos Fundación C&A en nuestro país: “Estamos aquí para defender a los trabajadores y las trabajadoras. Queremos ver trabajadores que se pueden organizar y que pueden firmar contratos de negociaciones colectivos”. En México los retos para promover y defender los derechos humanos laborales son grandes, debido a la escasa transparencia y la fragmentación de las cadenas de suministro, la falta de libertad de asociación y el restringido acceso a la justicia laboral.

 

Birtwistle aprovechó la ponencia para presentar los cuatro programas clave de Fundación C&A: mejora de las condiciones laborales, erradicación del trabajo infantil, promoción de materias primas más sustentables, impulso de la economía circular en la industria y fortalecimiento de comunidades. Asimismo, detalló las tres líneas de acción en las que se enfoca el programa de Condiciones Laborales: transparencia para la rendición de cuentas, incidencia política para mejorar el marco legal que rige los derechos laborales y empoderamiento de los trabajadores para lograr negociaciones colectivas.

 

Al término de sus ponencias, algunos asistentes preguntaron cómo es posible que una PYME aplique estas acciones sin los recursos financieros y humanos característicos de una gran compañía, para lo que Birtwistle ofreció soluciones sencillas como el voluntariado y procesos más integrales: “Yo los invito a que revisen sus procesos internos: que no se discrimine en su empresa, que no exista una brecha salarial entre un hombre y una mujer y a cuidar su cadena de suministro, sin importar el tamaño de la empresa. Concienticen a sus proveedores para que todos en la industria de la moda podamos decir -este producto no ha sido tocado por un niño, o por una persona que no tuvo sueldo, que estaba forzada, o por alguien en malas condiciones laborales-”.

 

Por su parte, Cristina dijo que una empresa pequeña tiene más facilidad de incursionar en la responsabilidad social corporativa: “No hace falta invertir tanto dinero para generar un impacto positivo, lo que hay que invertir es creatividad. Empiecen por hacer políticas y formalizar estas acciones en sus empresas para que trasciendan más allá de las personas a la cabeza de su organización”.

 

Gracias a la participación en espacios como el evento de PYMES Socialmente Responsables, cada vez son más las organizaciones, empresas y personas que pueden sumarse a la transformación que está atravesando la industria de la moda para convertirse en una industria más justa y más sustentable.