Reyna, Fundadora de Colectivo Obreras Insumisas, un ejemplo de coraje y fuerza para no sólo enseñar los derechos, sino hacerlos valer.

Reyna, Fundadora de Colectivo Obreras Insumisas, un ejemplo de coraje y fuerza para no sólo enseñar los derechos, sino hacerlos valer.

Reyna ha dedicado los últimos nueve años de su vida a defender los derechos de los trabajadores de la maquila en Puebla. A sus 27 años fundó el Colectivo Obreras Insumisas, una organización integrada por mujeres, dedicada a defender los derechos laborales ofreciendo talleres de capacitación para trabajadores en la industria de la confección  con una perspectiva de género.

Nací en  San Pablo Zoquitlán, una comunidad en la Sierra Negra de Puebla. Cuando cumplí 10 años, dejé la casa de mi abuela  para buscar educación y trabajo en Tehuacán, una de las ciudades con mayor actividad económica del estado de Puebla y que contiene algunas de las maquiladoras más importantes en México y Latinoamérica. Con el tiempo, aprendí a coser a máquina y diversifiqué mis oportunidades de empleo; antes había trabajado en otras cosas como hacer mandados, cuidar niños o labores domésticas, pero no conocía el trabajo en la maquila y poco a poco aprendí, me enseñaron.  La experiencia también me dio otro punto de vista; comencé a notar que mis compañeras y yo  éramos obligadas a trabajar horas extra sin el pago justo por ellas, aceptamos condiciones de trabajo poco  adecuadas y descubrí que había mucho desconocimiento de nuestros derechos como trabajadores.

En 2009, la maquila en la que trabajaba cerró sus puertas y ordenó un despido de más de 2 mil personas, mis hermanas y yo estuvimos entre las seleccionadas. Esto, junto con las circunstancias que había padecido en ésta y otras maquilas donde había trabajado por casi veinte años,  me animaron a tratar de hacer una diferencia en mi entorno.

El proceso de conocer sobre mis derechos laborales y tener el valor de ponerme frente a un supervisor, encargado o empresario fue como romper la cadena de todos mis miedos porque supe que yo tenía el respaldo de la ley y de mis compañeros”
Reyna, Fundadora de Colectivo Obreras Insumisas -

También fui voluntaria en una organización, y poco a poco fui descubriendo que los sucesos que había vivido, entre los que se incluyen una discriminación constante por ser mujer e indígena, lejos de disuadirme, me motivaron más a volverme activista. Mi abuela materna  me crió en San Pablo Zoquitlán y a ella también la recuerdo mucho...

Mi abuela era una mujer que no se dejaba de nadie y me enseñó a ser una mujer fuerte y guerrera”
Reyna, Fundadora de Colectivo Obreras Insumisas -

En 2006, conocí a Fondo Semillas, una organización  dedicada a apoyar a grupos de mujeres organizadas en México. Tres años después, y luego de varios acercamientos, fundé el colectivo Obreras Insumisas, y hoy recibimos financiamiento y orientación por parte de ellas. 

o que hace diferente a Fondo Semillas es que se enfoca mucho en las organizaciones y trabaja de manera conjunta para que éstas se empoderen de manera autónoma. Los recursos que ellas dan, han ayudado mucho al Colectivo, por ejemplo, en el 2013 nos brindaron recursos para fundar la cooperativa de costura, por lo que la consideramos nuestra mano derecha”
o que hace diferente a Fondo Semillas es que se enfoca mucho en las organizaciones y trabaja de manera conjunta para que éstas se empoderen de manera autónoma. Los recursos que ellas dan, han ayudado mucho al Colectivo, por ejemplo, en el 2013 nos brindaron recursos para fundar la cooperativa de costura, por lo que la consideramos nuestra mano derecha” -

No todo ha sido fácil, fui boletinada de varias maquilas por “revoltosa”, sólo porque busco que se cumplan nuestros derechos. Pero eso no me ha detenido, yo quiero seguir inspirando a más compañeros y compañeras. He tratado no sólo de enseñar los derechos, sino también hacerlos valer. Yo sé que mis compañeros me apoyan y siento mucha satisfacción cuando veo que las compañeras que vienen a los talleres se levantan y dicen: “No, ya no acepto más”.

Fondo Semillas es una organización feminista que mejora la vida de las mujeres en México. Su aspiración es un país donde todas las mujeres, indígenas, mestizas, negras, jóvenes, migrantes, heterosexuales, lesbianas, madres, estudiantes, tengan acceso a la salud, al trabajo digno, a tomar sus propias decisiones, a la justicia y a la felicidad. Junto con Fundación C&A, impulsa un proyecto de derecho laboral con perspectiva de género en las maquilas de siete estados de la República Mexicana. El proyecto busca concientizar a los trabajadores de sus derechos laborales, fortalecer a organizaciones de base, como el Colectivo Obreras Insumisas y crear una comunidad práctica de responsabilidad social corporativa en el sector de la moda.

De la mano de Fondo Semillas, Reyna y el Colectivo Obreras Insumisas han contribuido a lograr un cambio a nivel local ayudando a que las mujeres trabajadoras en el estado de Puebla conozcan y hagan valer sus derechos.