Debemos educar a nuestros hijos

Sahaya Mary trabajaba en los campos desde su infancia y hasta hace tres años cuando comenzó a trabajar en el molino en Madha, en India. Como madre de cuatro, Sahaya se ha dado cuenta de la importance de una buena educación.

“He trabajado en la unidad de moldeo de Madha durante 3 años. Tengo 4 hijas. La más grande dejó de estudiar en tercero de preparatoria y se casó. Las otras tres están en 3o de secundaria, 3o de preparatoria y Universidad”, dice Sahaya orgullosa.

“Me gusta este trabajo porque está cerca de mi casa, no es tan estricto en los horarios, nos paga de acuerdo a nuestro desempeño y el jefe es una buena persona. Él es noble y no se aprovecha de nosotros así que nosotros tampoco de él”. Se ríe. “Él nunca se pone violento y nos ayuda con nuestros problemas a veces fuera del trabajo. Yo tengo un pequeño terreno que siembro, pero las lluvias no han llegado entonces mi trabajo ahorita en este molino es muy importante porque me da trabajo todo el año”.  

Yo me lamento de no haber tenido educación, pero esa posibilidad no existía para mí y ahora sólo puedo hacer trabajos manuales o en una fábrica. Perdí a mi mamá cuando era una niña y mi papá no tenía interés por enviarme a la escuela. Entonces, trabajé en los campos hasta hace tres años cuando encontré este empleo en el molino. Es muchísimo mejor trabajar aquí. Como trabajadora con pocas habilidades y preparación ganaba entre 30 y 50 rupias al día ($8 - $14 pesos mexicanos). Ahora gano hasta 250 por día ($72 pesos mexicanos) y también tengo una vaca, así que vendo leche.

Dios ha sido tan bueno conmigo y me ha bendecido con la posibilidad de alimentarme a mí y a mis niñas. Deseo lo mejor para ellas. Yo no merezco más. Deseo que todos los niños y niñas puedan tener una educación. La educación te puede liberar. Debemos educar a nuestros hijos”.   

Debemos educar a nuestros hijos. Mi madre murió cuando yo era muy joven y tuve que trabajar en el campo cuando yo era niña”
Debemos educar a nuestros hijos. Mi madre murió cuando yo era muy joven y tuve que trabajar en el campo cuando yo era niña” -

Las conmovedoras fotografías de mujeres al sur de la India del fotógrafo Ryan Lobo están siendo exhibidas en la nueva cuenta de Instagram de Fundación C&A.  

Ryan ha viajado al sur de aquel país para capturar las historias de mujeres trabajando en molinos de algodón, mujeres que solían ser trabajadoras Sumangali (trabajadoras forzadas en molinos de algodón) y niñas que están en programas de prevención para entrar al trabajo Sumangali.  

Ryan es un narrador de historias, fotógrafo, cinematógrafo y autor superdotado. A través de sus imágenes, está documentando la realidad en la vida cotidiana de las mujeres que trabajan en nuestro programa de erradicación del trabajo forzado.

Las fotografías son parte de una serie más amplia que celebra a la gente detrás de la ropa y las fotografías de Ryan echan un destello de luz en la complejidad en la vida de esas trabajadoras tanto en su casa como en su trabajo.

Durante los próximos dos meses, estaremos exhibiendo el trabajo de cinco fotógrafos en nuestra cuenta de Instagram. Ryan es el segundo. Sus primeras dos imágenes muestran a la mama de cuatro mujeres, Saraha Mary.

Puedes encontrar más fotografías y sus historias aquí: www.fundacioncya.org.mx/historias_instagram