Cómo la recuperación del algodón está cambiando el juego de la moda sustentable

 

¿Cómo podemos construir el mundo del futuro de manera sustentable? ¿Cómo podemos consumir de manera más consciente? ¿Cómo es realmente un reciclaje efectivo? Estas son algunas de las preguntas que todos debemos hacernos, tomando en cuenta el hecho de que las materias primas son finitas y nos estamos acabando los recursos del planeta como si tuviéramos otro al cual ir después.

I:CO cree haber encontrado la respuesta a estas preguntas; una que ha sido probada por la misma naturaleza. Así como la naturaleza reusa todo lo que produce, I:CO (abreviación de I collect (Yo recolecto)) ha creado un sistema de circuito cerrado en el que los textiles y zapatos pueden reciclarse y convertirse en productos nuevos.

La industria de la moda es la segunda en el mundo que más contamina, luego de la industria del petróleo. Cada año se producen millones de toneladas de textiles y zapatos. Y cada paso en la vida de una prenda representa una amenaza para nuestro planeta y sus recursos. Para producir 1 kilo de algodón, que básicamente equivale a una playera y unos pantalones de mezclilla, se necesitan más de 20,000 litros de agua. Este es un enorme desperdicio de recursos naturales, sobre todo cuando la gran mayoría de lo que se produce simplemente termina en la basura.

Como proveedor internacional de soluciones para el reuso y el reciclaje de ropa, I:CO está enfrentando el problema creando un ciclo de producción de circuito cerrado en el que estas prendas pueden ser reprocesadas y reusadas una y otra vez. La misión de la compañía es reducir el desperdicio, preservar nuestros recursos naturales y proteger el medio ambiente.

Junto con sus socios, en 2015 I:CO recolectó alrededor de 17,000 toneladas de ropa y zapatos. Cerca del 40% de la ropa ha sido reciclada (6.8 toneladas), y una gran parte eran prendas de algodón. Esto fue posible gracias al proceso innovador de I:CO de seleccionar las prendas para reusar y reciclar.

Reusar o rewear significa que cualquier prenda que aún pueda usarse, se use de nuevo, asegurando que se respete y se optimice la energía que en un principio se invirtió al hacerla. Reciclar o upcycling significa que un textil o zapato que se desechó, se use para crear un nuevo producto de igual o mejor calidad. Las prendas que ya no pueden ser usadas entran al proceso de reciclaje y se mantienen en el circuito, de manera que unos pantalones de mezclilla hoy, pueden convertirse en un nuevo par de pantalones de mezclilla en el futuro.

“Este sistema hace que toda la ropa que se desecha, pase al siguiente mejor uso posible, que sea ecológicamente razonable”, explicó Jennifer Gilbert, directora de mercadotecnia de I:CO. “Así, la ropa que sigue siendo utilizable se queda en el circuito cerrado, en su condición original, tanto tiempo como sea posible y se vende en mercados de segunda mano. Al darle a estas prendas una segunda vida a través del concepto de reuso, aseguramos la conservación de recursos”.

Gilbert explicó que cada vez una mayor parte de los procedimientos de reciclaje de la compañía involucra el procesamiento de prendas que ya no pueden usarse para convertirlas otra vez en fibras que se usan para producir nuevos productos. “En materia de protección de los recursos, reusar nos permite ahorrar el máximo de recursos posible y reciclar aprovecha los recursos que de otra manera se perderían porque las prendas ya no se usarían más”.

La compañía se ha asociado con un grupo de grandes marcas para lograr que se concrete su visión; entre ellas se encuentran Levi's, Puma, Forever 21, the North Face y la gigante de la moda H&M. En un esfuerzo por reducir el impacto ambiental de la industria de la moda, H&M lanzó en 2013 una iniciativa de recolección de ropa, en sociedad con I:CO, para reducir la cantidad de textiles que terminan en vertederos. Hasta la fecha, H&M ha recolectado más de 25,000 toneladas de prendas no deseadas en sus tiendas alrededor del mundo.

Este sistema hace que toda la ropa que se desecha pase al siguiente mejor uso posible, que sea ecológicamente razonable; así, la ropa que sigue siendo utilizable se queda en el circuito cerrado, en su condición original, tanto tiempo como sea posible, y se vende en mercados de segunda mano. Al darle a estas prendas una segunda vida a través del concepto de reuso, aseguramos la conservación de recursos”
Directora de marketing de I:CO - Jennifer Gilbert

“El 95% de los textiles y la ropa que se desecha en el mundo pueden ser usados de nuevo, y nosotros queremos ofrecer una solución sencilla a los clientes que hoy tiran su ropa vieja”, explicó un vocero de H&M a TriplePundit. “Así, en nuestras tiendas alrededor del mundo recolectamos ropa de cualquier marca y en cualquier condición”.

En febrero de 2014, H&M lanzó la primera línea de productos hechos con fibras textiles recicladas de la ropa recolectada gracias a su Iniciativa de Recolección de Prendas. Las prendas, hechas de algodón reciclado, incluyeron cinco piezas clásicas de mezclilla, como pantalones y chamarras, tanto para hombre como para mujer.

Este es un ejemplo de cómo H&M está cerrando el circuito de los textiles, y el objetivo es utilizar en el futuro más materiales de prendas recicladas por los consumidores. “Las prendas de mezclilla hoy en día pueden contener solo 20% de algodón reciclado. Para aumentar esta cifra sin perder calidad, necesitamos más innovación tecnológica”, explicó la compañía. “Estamos trabajando duro para enfrentar el reto y estamos invirtiendo en la innovación que necesitamos para crear un circuito cerrado”.

Entonces, ¿cómo funciona el proceso? Una vez que H&M recolecta las prendas de los consumidores, se recogen de la tienda, se consolidan y luego se transportan a una planta de selección donde se separan a mano y se categorizan de acuerdo a su siguiente mejor uso posible. El proceso de selección se basa en un criterio jerárquico de desperdicio en el que todos los productos que aún se pueden usar, se quedan en su forma original por el mayor tiempo posible,

Un par de pantalones de mezclilla que tiene demasiados agujeros no puede ser reusado, así que se recicla de acuerdo a sus características. Los pantalones de mezclilla de algodón son triturados hasta que solo quedan las fibras. Una gran cantidad de estas fibras se usan para materiales aislantes, y algunas otras se mezclan con fibras vírgenes para producir telas nuevas, que a su vez, se usan para producir nuevas prendas.

Los procesos de reciclaje dentro de la estructura de I:CO no involucran el uso de agua, pesticidas ni otros químicos. Además, en línea con la intención de la compañía de ayudar a los minoristas a tomar responsabilidad por el producto al final de su vida útil, el equipo de I:CO siempre enriquece su conocimiento sobre prácticas de negocio sustentables/éticas realizando talleres que también involucran temas sustentables e implementación de soluciones.

“Estamos agradecidos de poder colaborar con un socio tan innovador y con conciencia global como H&M, que está decidido a tomar la responsabilidad de sus productos y a ayudar a crear un futuro más sustentable para la industria y las comunidades alrededor del mundo”, nos dijo Gilbert. “Además, valoramos el compromiso de H&M al colaborar con nosotros para promover un circuito cerrado alrededor del mundo”.